jueves, 8 de octubre de 2009

La Razón y El Sentir

17 días y un par de horas me duro el gusto de no fumar, la razón simple y sencilla, me estaba volviendo loco sin mi vicio. La principal razón por la que tome tan estrepitosa decisión fue el saber que me estoy haciendo daño de una manera inconsciente, “fumar es causa de cáncer y enfisema pulmonar”. Pero ¿Cómo es esto posible? Si cuando lo deje estaba totalmente convencido de hacerlo, muy fácil, me sentía muy mal y no encontraba la manera de tranquilizarme a pesar de todos los nuevos sustitutos (vicios) a los que recurrí de manera asidua. Ni los chicles, ni las paletas, ni la comida, ni el ejercicio, ni nada pudieron darme lo que el cigarro “God bless the nicotine”.

Llevo bastante parte del día intentando buscar alguna explicación lógica del porque nuevamente empecé a fumar, no hay explicación positiva, todo apunta a que el consumo de tabaco en todas sus formas es dañino para la salud, y a pesar de que esto es bien sabido, goza de una desconcertante aceptación social de la cual yo formo parte y agradezco. Mucha gente sostiene que el cigarro es la entrada a otros vicios como el alcohol y las drogas. En mi caso fue al revés, mi primer vicio fue el delicioso alcohol, seguido de mi queridísima MaryJane y por último mi adorado tabaco. Por causas de fuerza mayor (salud) he dejado por completo a mis dos primeros vicios, llevado por la lógica y mi costumbre inconsciente de seguir patrones, hice el intento de dejar el cigarro, pero es bien sabido que el intento fue en vano.

A pesar de la información acerca del daño que provoca el consumo de tabaco en el organismo de un ser vivo, mi razón me invita a dejar el vicio, pero mi sentir es totalmente diferente y provoca que no le haga caso a mi razón. ¿Me estaré traicionando? Por supuesto que no lo sé, ese es el dilema. Por un lado se que me estoy haciendo daño, pero por el otro sé que me estoy tranquilizando. Sé que seguiré fumando, habiendo encontrado como resolver el conflicto, me dejare llevar por el sentir y no por la razón.

2 comentarios:

  1. algún día lograremos dejar el vicio andrecito..mientras tanto, difrutar sería bueno...
    diego

    ResponderEliminar
  2. Por eso es mejor nunca haber fumado.

    ResponderEliminar